SOLICITA PRESUPUESTO¡Nosotros le asesoramos!

    Nuestro Blog

    No te pierdas todas las novedades de Acristalar

    vidrio-e1559753755668

    No es fácil distinguir un cristal de otro, ya que, debido a su transparencia, se necesita una mirada profesional para identificarlas rápidamente. Esto es exactamente lo que sucede con el vidrio templado y el vidrio laminado. Los dos tipos de vidrio se distinguen según el método de fabricación, tienen factores comunes, pero también características que los distinguen. Si quieres saber más, te lo contamos todo aquí.

    Como ya hemos mencionado, lo que más diferencia a ambos tipos de vidrio es cómo se fabrican.

     

    Fabricación del vidrio templado

    Antes de que el vidrio se exponga a altas temperaturas en el horno, debe cortarse en la forma y el tamaño requeridos. Esto no se puede hacer después. Al templar del vidrio esto hará que no se pueda volver a manipular, ya que se agrietará.

     

    Después del corte, el vidrio debe inspeccionarse en detalle para detectar cualquier defecto que pueda causar que el vidrio se rompa después de que haya comenzado el tratamiento de templado.

     

    También se necesitan pulir los bordes o cantos para suavizarlos y después lavar el cristal antes de introducirlo en el horno.

     

    El proceso de templado del vidrio consiste en colocarlo a temperaturas extremadamente altas en un horno de templado industrial a una temperatura media de 620 °C.

     

    En este proceso, se suelen utilizar hornos horizontales (eléctricos, de convección o mixtos) que transportan el cristal sobre rodillos cerámicos.

     

    El vidrio precalentado se retira del horno y luego se enfría con chorros de aire a alta presión, lo que hace que las superficies exteriores se encojan más rápido que las superficies internas (que estarán en tensión), dando al vidrio la resistencia y durabilidad requeridas.

     

    Fabricación del vidrio laminado

     

    El vidrio laminado es una combinación de una serie de vidrios de diferente o igual espesor, utilizando una serie de películas o capas intermedias. Este proceso de laminación se realiza mediante una serie de máquinas que presionan y calientan el vidrio y superponen las placas de vidrio para una fusión perfecta.

     

    Este tipo de vidrio de seguridad tiene la particularidad de que cuando se rompe, sus películas plásticas evitarán que se desprendan los fragmentos de vidrio, por lo que, en caso de choque o rotura brusca, evita que sobresalgan las astillas o fragmentos de vidrio, cumpliendo así su función como vidrio de seguridad.

     

    El vidrio laminado incorpora capas intercaladas de materiales plásticos como el butiral de polivinilo (PVB),4​ el etil-vinil-acetato (EVA) o resinas activadas por luz ultravioleta o simplemente por la mezcla de sus ingredientes. Estas láminas pueden ser transparentes o translúcidas, de colores (los colores pueden aplicarse directamente sobre el vidrio, si bien suele preferirse colorear la lámina de PVB o EVA o la resina) e incluir diversos elementos: papel con dibujos, diodos LED, telas, etc. También pueden recibir un tratamiento acústico y de control solar.

     

    Para el proceso con película PVB se requiere de autoclave. Para el proceso con película EVA se requiere de una cámara de vacío y horno a baja temperatura (115-120 Cº).

     

    Características del vidrio templado

    • Se trata de un cristal fácil de limpiar en caso de rotura ya que se desmenuza en piezas redondeadas.
    • No supone riesgo pues los perfiles no son afilados.
    • Es entre 4 y 5 veces más resistente a impactos y presión que un vidrio normal y corriente.
    • Soporta temperaturas mucho más elevadas que el vidrio común.

     

    Características del vidrio laminado

    • Su limpieza no requiere esfuerzo, pues se mantiene de una sola pieza en caso de rotura.
    • Por el mismo motivo, el peligro de corte se reduce al mínimo posible.
    • Su grado de resistencia es más alto que la mayoría de vidrios pues se comporta de forma elástica gracias a las capas intermedias que lo sostienen.
    • Sin embargo, a diferencia de la mayoría de materiales elásticos, el cristal laminado mantiene intactas su transparencia y su durabilidad.
    • Es muy seguro, ya que resiste fácilmente impactos, penetración u otro tipo de golpes.
    • Debido a las resinas que lo integran, no soporta con tanta facilidad temperaturas excesivamente elevadas como el vidrio templado. Sin embargo, sigue siendo más resistente que un vidrio común.

     

    En Acristalar diseñamos compartimentación interior y exterior tanto para particulares como para negocios. Solicita más información sin compromiso y te asesoraremos.

     

    En este post, podrás conocer qué necesitas par acristalar tu terraza, teniendo en cuenta la información aportada sobre los tipos de vidrio.

     

    Además, tenemos una exposición en donde puedes ver toda nuestra colección. Ven a visitarnos y te ayudaremos personalmente a C/ Módena,54. El soho. 28232–Las Rozas de Madrid.

    Share this post

    Deja aquí tu opinión

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.